(Artículo escrito para la revista “Todo es Política”)

Hace muchos años cuando se dio la revolución industrial, todo se medía en máquinas y fierros. Del trabajo manual se brincó a la automatización de cuanto se pudiera. ¿Querías hacer negocio? necesitabas invertir mucho dinero en estructuras de producción pesadas. Hacía grandes negocios y “revolucionaba” la industria quien tenía mucho dinero.

Hoy las cosas han cambiado, haciendo un paso atrás estamos brincando de las máquinas a las personas. Ahora el punto de interés es la materia gris, la capacidad de producir grandes ideas, de resolver problemas comunes.

Mientras que hace algunos años debías tener mucho dinero para revolucionar una industria, hoy cuatro jóvenes en una cochera de algún país de nombre raro, pueden hacerlo. Muchas de las industrias de servicios de hoy en día dependen de las personas que están en ellas, por lo que el “gap” es mucho más estrecho que nunca. Una pequeña empresa con el talento adecuado, relaciones públicas bien dirigidas y el apoyo de herramientas como internet, puede crecer en un año a un ritmo no imaginado.

La manera de hacer negocios ha cambiado, los límites no existen, las industrias tienen y tendrán que seguir evolucionando. Esto abarca a todos, incluso a las industrias tradicionales como la de la televisión. Pero ¿cómo?, aquí un ejemplo.

De acuerdo al último estudio de la AMIPCI, las personas con acceso a internet en México, pasan en promedio 5 horas al día navegando, contra solo dos en medios tradicionales. ¡Mas del doble!.

Esto significa que los mexicanos con internet, solo están mirando la televisión 14 horas en promedio a la semana. ¿Te imaginas el mar rojo en el que están las casas productoras en este momento?, peleando desesperadamente por una de esas 4 horas de tu fin de semana para que mires su serie, película, partido de fútbol, etc.

Breaking Bad lo está haciendo bastante bien, a continuación me detallo.

Primero, la historia ha revolucionado en muchos aspectos, el más importante, la capacidad de que un personaje protagonista evolucione de ser un profesor de química por el que nadie da un peso, a un “rey” del narcotráfico sin escrúpulos, capaz de quitar vidas y tomar decisiones frías. Una sensación extraña para los que siguen la serie desde el inicio, es como primero sientes incluso lástima por él, hasta llegar un momento en el que lo puedes odiar.

La historia es buena, tiene muchos contrastes, personajes con los cuales te identificas, y altibajos constantes, pero lo interesante es ver como han utilizado internet para crear un experiencia integral, para robar esas pocas horas que los internautas dedica a la televisión.

Primero que todo, los episodios llevan la marca de agua #BreakingBad, hashtag de twitter utilizado globalmente para hablar de la serie. Todos lo hacen, pero no queda ahí, la serie ha logrado introducir entre sus seguidores dos #hashtags más: #TeamHank y #TeamWalt, los que básicamente son utilizados para enfrentar a los seguidores del personaje principal y su antítesis durante la semana mientras esperan el siguiente episodio.

Entre temporada y temporada de la serie, la casa productora ha generado aplicaciones específicas como una web en donde los usuarios pueden producir su propio cartel de la serie con nombres específicos.

Saul Goodman, el abogado estrella de la serie, un personaje de claroscuros y muy gracioso, tiene su sitio web, el cual simula la existencia del abogado en el mundo real.

Durante la producción de la última temporada de la serie, los actores y la producción estuvieron lanzando vídeos a youtube cortos y sencillos, con algunos adelantos e información sobre lo que venía.

Incluso se generó un mapa en “google maps” con las distintas locaciones de la serie en Las Cruces, Nuevo México. Hay quienes han organizado tours a conocerlas.

Ahora ya rumbo al final de la serie, la producción ha realizado un concurso en donde a través de la compra de “tickets” cuyos fondos serán donados a una causa de beneficencia, sortearán a quién podrá ver el capítulo final con los actores de la serie en una carne asada, y justo al finalizar cada capítulo liberan el avance de la próxima semana en youtube, lo que genera charla y la explosión de la guerra en twitter entre los #TeamHank y los #TeamWalt.

Estas son solo algunas de las acciones que la casa productora ha realizado para acompañar la serie en internet y redes sociales, hay más, y probablemente vendrán otras más, pero con este ejemplo podemos ver como los tiempos han cambiado y todas las industrias deben evolucionar, algunas más que otras, pero siempre utilizando a internet como un medio que te puede dar mucha exposición, conversación y expectativa si sabes utilizarlo.

Que no nos extrañe en un futuro ver series en las cuales el rumbo de la historia sea definida en tiempo real por los televidentes a través de twitter y facebook. ¡El cielo es el límite!

  • http://www.sutilde.com Jorge Porras

    Buen artículo, totalmente de acuerdo, las producciones audiovisuales deben seguir el ejemplo de Breaking bad, que unió una excelente producción con una buena estrategia de marketing moderno. Pero me parece que los responsable de la campaña de medios son los departamento de publicidad de AMC y Sony. Las casas productoras (High Bridge y Grand Via) no se involucran en el proceso de promoción.

    Saludos