Mucho han cambiado los tiempos desde aquellos días en los que mi mamá me dejaba en la escuela con mi mochila cargada de libros de la SEP. En donde las actividades escolares involucraban papel mache, tijeras y muchos litros de resistol.

Aquellos tiempos en donde ir a secundaria involucraba en algunos casos ir a comprar láminas con información de los niños héroes, o hacer investigaciones en la enciclopedia Encarta o Británica.

Lamentablemente han cambiado los tiempos, no las dinámicas. Hoy en día se sigue mandando a los niños a comprar láminas con información de los niños heroes, el papel mache, el resitol y las tijeras siguen existiendo en muchas de las primarias de nuestro país, y las computadoras siguen siendo solo para la clase de computación de las 12:00 del día.

Por mucho tiempo hemos visto como otros países crecen con cifras más contundentes que las de México, aun cuando somos un país rico en recursos naturales, geográficamente competitivo y lleno de gente muy trabajadora. No entraré a temas macroeconómicos y culturales, ya que no es mi área de especialidad, sin embargo creo que en la educación está gran parte de la solución a los problemas de crecimiento y pobreza que tenemos en nuestro país.

La pobreza no la vamos a acabar con cruzadas contra el hambre llenas de comunicación social y clientelismo electoral, la pobreza debe combatirse rompiendo el círculo vicioso en el que están muchas de las familias en esas condiciones, en donde los niños tienen que interrumpir su educación para irse a trabajar y contribuir con el sustento de la casa. Ese círculo debe de romperse con mejor educación y condiciones que permitan que las personas en estas condiciones puedan seguir estudiando.

Dejando la pobreza de lado, el crecimiento y desarrollo del país también sostengo que está directamente relacionado a la calidad de la educación que tenemos, ya que aun y cuando los tiempos han cambiado como lo dije en un inicio, seguimos recibiendo temarios y dinámicas de los años 90´s, mientras en otros paises hablan de robótica y programación en niveles de secundaria, y más allá del temario, les imparten una visión global, les enseñan a pensar que pueden resolver los grandes problemas del mundo, a ser los mejores en lo que decidan hacer.

Innovar en la educación que reciben los niños y jóvenes del país no requiere de gran infraestructura, solo de voluntad de quienes toman las decisiones. Cambiar el enfoque de la educación que se recibe, hablar de educación financiera, incentivar el emprendimiento y hacer que nuestros niños piensen en grande.

El internet ha democratizado el contenido disponible y ha puesto al alcance de cualquiera recursos educativos que antes solo podríamos obtener en lugares costosos y poco disponibles.

Hay una charla en TEDx, que puedes ver al escanear el QR, que muestra el testimonio de un niño de 13 años que decidió dejar la escuela y auto educarse con recursos ya disponibles. El resultado es bastante interesante.

Dejo una lista de recursos disponibles y sin costo alguno que ejemplifican como hoy incluso una persona podría obtener educación de primer mundo de forma gratuita:

1. Coursera (www.coursera.org)

Es la plataforma de cursos en línea y gratuitos más grande del mundo. En ella puedes encontrar cursos completos de universidades como Stanford, Princeton y Yale por mencionar algunas, además de universidades locales como el Tecnológico de Monterrrey y la UNAM.

2. Novoed (www.novoed.com)

Similar a Coursera ofrece cursos, algunos gratuitos y algunos de paga, de universidades como Stanford, Babson y Berkeley. Aquí puedes encontrar cursos de negocios y tecnologías de la información.

3. Udacity (www.udacity.com)

En esta plataforma que en su mayoría ofrece cursos enfocados al desarrollo web y la programación, cuenta con material, podrás encontrar un curso de desarrollo de negocios impartido por Steve Blank, precursor de todas las metodologías de emprendimiento que hoy en día están de moda.

4. Codecademy (www.codecademy.com)

¿Quieres aprender a programar?, en codecademy puedes hacerlo paso a paso, de manera sencilla y sin costo alguno.

Los recursos ahí están, la lista pudiera ser mucho más larga y variada, el problema está en lograr insertar el chip del auto estudio y el hambre de aprender a través de nuestra educación.

 

“En vez de decirles a los niños que estudiar, deberíamos decirles que buscar.”